Sale si salís

Por Valentina Zarattin

Dos años después y con un gobierno a favor de la ley de interrupción legal del embarazo (IVE) solo se reflejaron dos votos afirmativos más. Mientras que en el 2018 fueron 129, este año fueron 131 diputades a favor. Lo más llamativo es la cantidad de votos negativos dentro del propio Frente de Todos: 32 votos negativos. Muchos de estos votos, diputados de provincias con gobiernos peronistas y en sintonía con el gobierno nacional. Evidentemente las presiones mayormente del sector religioso han conseguido llegar a 117 votos negativos y 6 abstenciones. Cuando miramos el mapa del país, vemos que los diputados pertenecientes a las provincias del norte han sido los que han votado en forma negativa mayormente llegando al caso de Chaco donde el voto negativo fue del 100%. Mientras que en el sur (salvo Neuquén) el voto fue mayoritariamente positivo y Rio Negro el único con 100% de voto positivo. En el centro fue algo dispar: Córdoba, San Juan y Mendoza mayoritariamente negativo y el resto, mayoritariamente positivo encabezando la provincia de Bs As con 71%. CABA, a pesar de gobierno de derecha, el voto positivo alcanzó el 60% y lo más llamativo fueron los 11 votos positivos del Pro y los 27 de la UCR que ganó su interna contra 18 negativos. La importancia de la militancia permitió este ajustado triunfo, del otro lado hay jugadores y muy poderosos y no hay que subestimarlos. Si hubieran torcido 9 votos más, habríamos perdido. Estuvieron muy cerca. Tan solo pensemos si la mitad de esos 11 votos positivos del Pro se hubieran dado vuelta, la votación se perdía. Valoremos este triunfo y el valor de la militancia.

Otra mirada

Yo desde siempre estuve de acuerdo con la ley de interrupción voluntaria del embarazo porque como trans que soy, entiendo que mi cuerpo es mi decisión y eso cuenta tanto para transformarlo con hormonas y operaciones como para la IVE. No entiendo a mis compañeras trans que están en contra, sólo puedo elucubrar qué es lo que piensan o si esa opinión tiene más que ver con congraciarse con un sector que nos vivió marginando por ser trans y tal vez de esa forma ser “incluidas” en ese “club”. Pero a mí no me gusta ese “club”. Y si alguien me dice que si mamá hubiera abortado, yo no hubiera nacido. Bueno, no se trata de eso porque más allá de que mi mamá no haya querido quedar embarazada de mí, cuando quedó quiso tenerme. No tiene que ver con ella, tampoco conmigo, porque por naturaleza no puedo, aunque me muero de ganas de que fuera posible. Sí, a mí también me gustaría estar embarazada y tener une hije. ¿Entonces porque estoy a favor de la ley? Por lo que dije antes: es mi cuerpo, mi decisión. Es tu cuerpo, tu decisión; es su cuerpo, su decisión. Y de eso se trata, es por quien no pueda resolver en la dirección de tener une bebx y quiera interrumpir. No es para mí, es para todes, es más derechos y quien quiera usar ese derecho pueda usarlo, No es obligación, nadie estará obligade a abortar, sólo lo hará quien lo necesite.